jueves, 28 de septiembre de 2017

Perra

Cinco años después de su muerte y no puedo olvidarla.
No es que quiera, claro, evitar el recuerdo de aquellas manos abrazándome o de sus miradas de aceptación o de regaño. Pero es que no puedo evitar el dolor de aquella pérdida que puede parecer de hace ya bastante tiempo. No es tampoco que no tenga el entendimiento como para asumir que cuando la gente se muere no está más. Ni siquiera es que me encuentre en una depresión asfixiante en la que no puedo vivir más si ella no está a mi lado, o que las cosas como se fueron derivando luego de su muerte fueran lo peor que pudiera haber sucedido ya que sin ella la vida se para inevitablemente.
Pero no puedo olvidar el dolor de saberla muerta. Y porque no puedo evitar recordar el amor como nadie más me lo mostró en toda la vida hasta ahora.
El amor es una perra.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Emoción



No puedo pretender nunca en la vida que suceda con alguien más, lo que espero.
Los estados emocionales de cada uno son diferentes siempre. Aún cuando la conexión con esa otra persona siempre haya sido o la haya considerado mágica. Conexión del tipo que se da pocas veces en la vida. Amor del que se obtiene energía positiva para llevar adelante todas la cosas.
No importa la distancia: esa energía de amor en el aire, de sentimientos en vuelo constante, siempre te va a hacer bien. 
A todos en algún momento se nos antoja que el otro reaccione: haga, diga, sienta y actúe como lo esperamos por el simple hecho de que nosotros lo estamos haciendo.

Hacemos todo lo que hacemos según el estado emocional que carguemos en ese momento más allá de la persona que seamos o de como pensemos, razonemos o nos movamos en la vida.
El estado emocional es sensible a cosas que están alrededor y no vemos, es sensible a todas las cosas que nos pasan y las cuales nos hacen pensar y razonar para después intentar resolver. Pero la emoción va distinta. La emoción no relaja.

Puta emoción, que es sincera pero exagerada y nos hace creer que las cosas pueden ser como ese "otro nosotros" que está adentro nuestro y nos está haciendo creer que puede ser.

Todo esto cuando la emoción esta alterada, claro. Las alteraciones emocionales suelen más alla de la razón, estar equivocadas, pero por exageradas y no por falsas.

Mañana

Los que siempre quieren volver, nunca pueden ir, Que se sepa.
Mañana es mejor.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Así




Que tus ojos son abismo, palabras sin voz. 
Son de espacios eternos que vuelan hasta la luz y me abrazan, 
de claros lunares y sonrisas de noche, 
de amor atolondrado, de emociones encantadas.

Que tu boca es de palabras cruzadas, de amores que vuelan hasta mis oídos, 
de colores arco iris, de reflejos descansados,
de comidas improvisadas y una copa a medio vaciar,
de llamas iluminando todo y hechizo mágico fulminante.

Que tus manos son de cielo, de mariposas al fuego, 
de termitas que devoran, de nubes blancas y amapolas, 
de pájaros revoloteando entre las hojas nuevas del día,
de sabor a vainillas y miel bajo el olivo en una tarde fresca. 

Que tu pubis existe anclado entre tus piernas, osado, esclavo, 
altavoz que llama a florecernos juntos. Perfume de Azahar.
Encuentro violento y sumisión profunda revolucionando sentidos.
Margarita encantada en los primeros días de un te amo mucho cómo último de los pétalos. 

Que tu espalda me llega encendida como montaña cumbre de escalar, 
cubierta de nubes y de nieve, de blancos que comparten, 
de vacíos que desaparecen, de dibujos de niña, 
de música de coplero animado y sombra de un naranjo solitario.

Que tu pelo cae sobre mi piel cuando nuestro encuentro estalla,
como primer lluvia de abril que refresca y se sabe esperada. 
Látigo espumoso. Fulgor espontáneo, mágico, involuntario.
Moldura encuadrando espacio íntimo de labios en ejercicio.

Así.
Que todo lo que veo es deslumbrante hermosura, 
encantamiento de mis sentimientos en vorágine 
de remolino impulsivo, arrebatado; 
chocolate desparramándose en vertiente sinfín. 
Inusitada y sensual lluvia de arrebatos centelleantes en río caudaloso, 
indubitable reflejo de los deseos de estar seguros, dos, en el mismo hogar. 




miércoles, 21 de septiembre de 2016

Decir



El problema a veces parece estar en decir. Pero los silencios guardan millares de flores y balas.
Decir es lo único verdadero, más no cuando se es incauto y uno se deja descansar sobre la emoción sin razonar.
Que lo parió che, que callar envenena, se piensa, pero un silencio en espera es un decir tranquilo y a su tiempo.
Decir es dejar ir, pero callar es muchas veces contaminarse de emociones grises que opacan los colores del amor.
Hablar de pasado o de futuro es lo mismo y es apenas circunstancia devenida por experiencias o por deseos.
Y hoy es todo lo que hay, y mejor hablo, y mejor que hablen todos.
Se me antoja decir, como la única manera de no romper al pedo las cosas buenas.

jueves, 16 de junio de 2016

Margarita

Con aroma a jazmines recién aparecidos
me pasearon alguna vez tus dedos en las manos, 
en los brazos, en las mejillas.

Cuanta brisa de primavera 
acompañando la línea de tu voz!, 
que llegó a mis oídos primero,
y luego a mis ojos que cerraban, 
que intentaban abrirse paso para ver,
y que solo podían hacerlo hacia adentro
sintiendo el encuentro con tu melodía, 
y de tu piel con la mía también, en el alma.

La danza que llegaba, 
el abrazo inevitable con tus labios,
el amor de sábanas blancas 
y algunas copas alzada la noche.

¿Por qué, pasado aquel encuentro tan lleno 
tiene ahora que ser solo anegarse de espacios vacíos?




jueves, 18 de febrero de 2016

Revolver



Dedos.
Otra vez hace mucho que mis dedos no andaban conectados a la palabra.
En los últimos dos años la conexión fue de a ratos y forzada.
Y no soy escritor, ni poeta, y ni siquiera sé lo que digo muchas veces. Pero es decir, lo que importa.

Dedos.
De nuevo, un tiempo sin crear música. Y zas!, volví a tocar. Agarré mi Ukelele y tiré un par de acordes, empezando por algo de Drexler. Y otra vez, volví a escribir una canción.
Y se me antoja ser músico, porque la verdad de uno está en decir. Y la música dice todo.

Despedir tristezas, encantamientos que no prosperan, retazos de cielo de miel que no sobrevivieron a la superficie. Volver a ver.

Recibir el amor sin adornos es un reencuentro.

Las palabras lo dicen todo. Y cuando están desordenadas, también.

Derrumbe.
Noches de alcohol, de drogas y de mucho rock & Roll de vida más allá de la música.
El sexo como espacio para olvidar se puede volver un vicio.
Podés extrañar casi atormentado de sentidos ese vicio.

Volver a empezar después de haber perdido todo es agotador. Tremendamente agotador.
Enfrentar todos los días (y entre alegrías y amores, gracias a la vida) la depresión, el sentirse solo, la tristeza, la nostalgia, el desencantamiento, y todas las sensaciones y sentimientos derivados de la caída de tu casa es agotador.

Y te pueden pasar cosas como cambiar.
para bien o para mal.

Para mal no se cambia. Cambiar para mal es seguir rompiendo sobre lo roto.

Cambiar para bien y volver a construir es una esperanza. Esperanza que camina de la mano del dolor, hasta que el dolor decide apartarse porque ya la nueva vida genera alegrías que lo apagan.
Todavía no llegué a esa parte. Trabajo para llegar.

Dedos.
Hace mucho no escribia, ni cantaba, ni tocaba un instrumento. Esas eran mis herramientas y no las usaba. Las estaba olvidando.

Están algo oxidadas. Pero todavía pueden usarse. Puedo repararlas.

Las ganas me vuelven a seguir hoy, en el paso de mis días.

Chispa de luz, suspira por volver a empezar.

Calma.








jueves, 3 de septiembre de 2015

Hijos de puta

Se escapan de Egipto, Nigeria, Somalía, Congo, Senegal y todo África Subsahariana. Se escapan de Sudán, Siria, Irak, Afganistán, Libia, Eritrea, Birmania o Myanmar, Pakistán, y todo Asia del este.
Hay traficantes de personas que esclavizan, tortura, violan, matan y demases. Hay otros grupos que reciben refugiados, en Tailandia, que los retieren, los esclavizan, y piden rescate, mientras muchísimos mueren por las torturas, ejecuciones y otras cosas que aprovechan para hacer además de también traficar con sus órganos. Y todo lo hacen aprovechandosé de los seres humanos que intentan escapar de todos esos países que estan en guerra por un montón de distintos grupos que desatan el terror. El estado islámico es el grupo más grande, y ya no es un grupo de insurgentes, sino un estado que aunque no reconocido como tal está estratégicamente expandiéndose y diciendo a su paso que toda legalidad queda nula cuando llegan sus tropas. El estado islamico está invadiendo Siria e Irak en su mayoria, tanto como invade en Libia, Norte de Israel, Pakistán, Afganistán y otros países limitrofes, por ahora. El grupo islámico Kurdo siembra tambien el terror a su manera en Siria e Irak. Grupos rebeldes extremistas fomentan la tortura, trafico de personas, trata de blancas y tráfico de organos y otras aberraciones.
Escapan de todos estos países. Y Todos quieren llegar a Europa.
Muchos escapan de Siria, el Líbano, Sudán, y Birmania hacia Europa a través de Tailandia como lugar de paso, que tiene grupos traficantes que retienen a los refugiados y también esclavizan y abusan de todos los derechos y hasta el mínimo que pueda tener cualquier ser vivo. 
Países que atienden a refugiados, a gente que quiere escapar del terror, usan a esa gente refugiada que no tiene absolutamente nada y que son sobrevivientes. Porque muchos de ellos no sobreviven del intento de escape. Porque los matan los grupos que los reciben o porque se ahogan en el mar intentanto cruzarlo con una balsa. Y cuando al fin logran llegar a lo que piensan que es un lugar en el que se salvaron la vida (y hablo de la vida misma, lo más básico) vienen los aprovechadores avalados por los gobiernos y los abusan y los venden a países de Europa del este para tráfico de órganos o prostitución y para ser vendidos y distribuidos a otras decenas de países con el fin de la prostitución infantil y juvenil. 
Y más.
Más.
Mucho más.
Perdí la fe en un futuro en el que la humanidad pueda prosperar.
A partir de hoy.

miércoles, 20 de mayo de 2015

De una puta vez






El mundo alrededor es una puta mierda cuando trata de ponerse en tus zapatos. 
Porque esos zapatos solo te calzan a vos, a tus pies, en tus pies, con tu peso, tu equilibrio. Soportan tu partes, y entre todas tus partes estas vos ahí dentro, con las ideas, las ganas, los desengaños, la tristeza, el patio trasero de tu puta vida.

Entonces que mierda hacer?
Lo que se te venga a la cabeza, siempre y tanto no jodas a nadie, eso esta claro. Y en realidad... mientras no jodas a los más importantes. A los demás si los jodes un poco esta bien, que se vayan a la mierda. 

Hacerte bien a vos primero. Que te entre en la cabeza de una puta vez, flaco.




jueves, 19 de marzo de 2015

Una por una




Bla bla, lalala la, y caraca caca. 

No dejamos de decir ni por un segundo. Si hasta cuando no hablamos estamos diciendo algo.

Por eso al principio me dediqué, más que aprender a decir, a aprender a escuchar. Ahí entonces fue cuando más aprendí a decir, también.

Y después durante un tiempo no escuché.

Y después durante un tiempo quise que no me escucharan.

Y después al fin me encontré en silencio.

Y después al fin me encontré con momentos de soledad que había perdido.

Y después no los quise más, pero seguían estando.

Y después no podía volver a decir.

Y después me costaba entender cuando quería escuchar.

Y así todo empezó a dar vueltas. Un recipiente giratorio sinfín que no era mi casa.

Hasta hoy, o por este tiempo. Es lo mismo.

Una por una voy dando lugar a todas las nuevas pequeñas cosas.

Una por una, si. 

Una por una.